Colegio
Alfonso Cravioto

El Pan de Muerto es un alimento tradicional de México que se prepara y consume durante la celebración del Día de Muertos. Es un pan dulce, redondo, adornado con canillas de masa, espolvoreado con azúcar blanca o rosa y puede ser decorado con flores de cempasúchil.

Pan de Muerto

El origen del Pan de Muerto es una mezcla de tradiciones prehispánicas y españolas. En la época prehispánica, los aztecas y otras culturas mesoamericanas ofrecían a sus dioses panes de amaranto en forma de animales y seres humanos. Estos panes se elaboraban con la sangre de los sacrificios humanos, que se consideraban una ofrenda sagrada.

Tras la conquista española, los misioneros introdujeron el trigo en México. El trigo se convirtió en un alimento básico de la dieta mexicana y, con el tiempo, se empezó a utilizar para elaborar este y otros panes tradicionales.

El Pan de Muerto actual es una fusión de las tradiciones prehispánicas y españolas. La forma redonda del pan representa el ciclo de la vida y la muerte, mientras que las canillas simbolizan los huesos de los difuntos. El azúcar blanca o rosa representa la pureza y la vida, y las flores de cempasúchil simbolizan la muerte. Es un símbolo del Día de Muertos, una celebración en la que se honra a los difuntos.

Variedades regionales

El Pan de Muerto se elabora en todo México, pero existen diferentes variedades regionales. En algunas regiones, el pan se aromatiza con anís o naranja; en otras, se le añaden frutas confitadas o nueces.

Algunos de los tipos de Pan de Muerto más comunes son:

Cómo preparar Pan de Muerto

La receta del Pan de Muerto es sencilla, pero requiere de algunos ingredientes especiales. Los ingredientes básicos son:

Para preparar el Pan de Muerto, se sigue el siguiente procedimiento:

  1. En un tazón, se mezcla la harina con la levadura, el azúcar, la mantequilla, los huevos, la leche, la ralladura de naranja y la canela en polvo.
  2. Se amasa la masa hasta que esté suave y elástica.
  3. Se deja reposar la masa en un lugar cálido hasta que duplique su tamaño.
  4. Se divide la masa en piezas pequeñas y se le da forma de rosca.
  5. Se colocan las roscas en una bandeja para hornear y se deja reposar durante 30 minutos.
  6. Se hornean las roscas a 180 grados centígrados durante 20-25 minutos, o hasta que estén doradas.

Una vez que el Pan de Muerto esté horneado, se puede espolvorear con azúcar blanca o rosa y se puede decorar con flores de cempasúchil. Conoce más sobre nuestra comunidad Cravioto aquí.